• Tech-Complex

EL ESTRÉS TÉRMICO Y LA CERDA LACTANTE

El estrés por calor es uno de los principales tipos de estrés en la producción porcina, especialmente en la cerda lactante. Sin embargo, los estudios que muestran el impacto del estrés térmico en las cerdas lactantes y sus lechones no están actualizados. Pero en los últimos años, la limitada capacidad de ingesta de pienso de las cerdas hiperprolíficas y el calentamiento global han llevado a una mayor concienciación de este problema inevitable desde Europa hasta Asia.




Estrés térmico

¿Qué es el estrés térmico? El estrés térmico se produce cuando la temperatura ambiental del animal está por encima de su zona térmica neutra. En ese momento, el animal produce más calor a través de su metabolismo o recibe más calor de su entorno del que es capaz de eliminar.

En el caso de la cerda lactante, muchos estudios coinciden en que la zona térmica neutra de la cerda está entre los 18ºC y los 22°C (Quiniou et al., 2000). Esto significa que por encima de los 18°C el metabolismo de la cerda empieza a luchar contra el estrés térmico. Además, es importante tener en cuenta que la humedad relativa también desempeña un papel en el riesgo de estrés térmico. Aunque el índice de temperatura-humedad relativa (THI) no se ha estudiado, o lo ha hecho de forma marginal, en las cerdas, se reconoce que con una humedad elevada (>80%) las variaciones de temperatura serán mucho menos aceptadas por la cerda. De ahí la importancia de una buena ventilación en las granjas.


La cerda lactante es el animal más expuesto al estrés térmico

La cerda lactante tiene una resistencia al calor mucho menor que el cerdo de engorde o incluso que la cerda gestante. Esto se debe principalmente a que tiene que ingerir una gran cantidad de pienso para cubrir las necesidades de la camada y su metabolismo produce una gran cantidad de leche que contribuye a la termogénesis. Además, la cerda lactante está constantemente expuesta a temperaturas muy superiores a su zona termoneutral. La zona de confort térmico de los lechones recién nacidos se sitúa entre los 30°C y los 34°C (Quiniou et al., 2000) y las salas de maternidad suelen estar entre los 22ºC y los 25°C. Como se puede ver, ya sea en verano o en invierno, la cerda lactante se enfrentará a un inevitable estrés térmico, y es esencial apoyarla.


¿Cómo disminuye la temperatura la cerda?

La cerda, y en general el cerdo, carecen de glándulas sudoríparas funcionales, lo que limita considerablemente su capacidad para regular su temperatura corporal.

Cuando el animal se ve sometido a un estrés térmico, se ponen en marcha una serie de cascadas fisiológicas para adaptarse lo más rápidamente posible a esta incómoda situación.

Por un lado, el metabolismo aumenta la termólisis: la tasa de respiración se acelera para aumentar la pérdida de calor y la circulación sanguínea se redirige hacia las redes capilares de la piel para favorecer la pérdida de calor por convección.

Por otro lado, se reduce la termogénesis: la cerda reducirá su actividad y aumentará su superficie de contacto con las zonas frías pero, sobre todo, para reducir su propia producción de calor, el animal reduce su ingesta de alimento.

En consecuencia, se reducen los nutrientes disponibles para la producción de leche. La cerda debe entonces movilizar sus reservas para cubrir las necesidades de lactación para su camada.


¿Cuáles son las consecuencias directas del estrés térmico?

El estrés térmico induce un descenso en la ingesta de pienso de la cerda, pero, ¿de cuántos gramos estamos hablando?

Por encima de los 18°C, la pérdida de capacidad de ingesta es de 154 g/día/cerda por grado adicional. Y esto se agrava cuando la temperatura sube por encima de los 25°C, donde la pérdida se eleva a 385g/cerda por grado adicional.

Por encima de los 27ºC, la ingesta de pienso se reduce en casi 1kg (Figura 1).


Figura 1: Efecto de la temperatura ambiente sobre la ingesta de pienso en la cerda lactante


La disminución de la ingesta de pienso se traduce en una disminución de la producción de leche y de peso.

A 29°C, la disminución de la producción de leche se estimó en -1,3kg/día/cerda, es decir, una reducción del 18%. Otros estudios informan de disminuciones de la producción de leche que van del 12 al 26% (Tabla 1).



Tabla 1: Efecto del estrés térmico en el rendimiento de la cerda y de la camada


En cuanto al rendimiento de la camada, las pérdidas oscilan entre 300 y 750 g/día/camada, lo que puede representar una diferencia de un kilo en el peso del lechón al destete.

El último efecto notable se produce en la condición corporal de la cerda. Cuanto menos consuma, más tendrá que recurrir a sus reservas corporales. Los diferentes estudios informan de una pérdida adicional de grasa dorsal de 1,2 mm a 1,4 mm para las cerdas expuestas al estrés térmico.


¿Cómo ayudar a la cerda?

La prevención es la clave. Pero, ¿cómo se puede prevenir una ola de calor?

Es importante recordar que la cerda lactante está constantemente sometida a estrés térmico, siendo los signos de malestar más visibles cuando hace calor (>25°C). Por lo tanto, acompañarla durante todo el año no es una aberración, ¡al contrario!


Las soluciones "clásicas"

Las soluciones utilizadas habitualmente consisten en aumentar la digestibilidad de los nutrientes, aumentar la concentración energética de la ración o limitar el estrés oxidativo, pero no abordan directamente el núcleo del problema.

Tanto si el estrés es térmico como de otra naturaleza, cuando el animal lo percibe, se integra directamente a nivel cerebral para desencadenar una respuesta fisiológica en cascada. Esta respuesta puede variar según la sensibilidad individual del animal y su capacidad de adaptación.


Reforzar la capacidad de adaptación de la cerda lactante al estrés térmico

Esta es la primera estrategia que debería aplicarse en la producción porcina. En efecto, la respuesta al estrés (en este caso al estrés térmico) puede mejorarse reforzando la actividad de las neuronas implicadas en la respuesta al estrés: las neuronas serotoninérgicas. Esto da lugar a una mejor adaptación del comportamiento del animal:

  • Un consumo sostenido de alimento a través de una dieta más fraccionada.

  • Un aumento del consumo de agua, base para una óptima producción de leche.

  • Cerdas menos agitadas, que no producirán calor extra.

  • Cerdas más receptivas, que no aplastarán a sus lechones.


Y también una mejor respuesta fisiológica que incluye la regulación de la producción de cortisol, esencial para mantener la salud de las cerdas.

Gracias a esta acción cerebral, que aborda la cuestión del estrés desde la raíz (en este caso el estrés térmico), se reducen los efectos nocivos para el organismo: estrés oxidativo, pérdida de permeabilidad de las membranas, alcalosis sanguínea, etc.


Una solución neurosensorial única

Para apoyar a las cerdas lactantes, la adición de una solución neurosensorial permitirá que sus animales se adapten durante más tiempo y más fácilmente al estrés térmico.


Compuesta principalmente por aceite esencial de Citrus sinensis, esta solución favorece la ingesta de las cerdas, reduce las pérdidas de grasa dorsal y aumenta el aumento de peso de la camada.


Si quiere conocer más, no dude en ponerse en contacto con nosotros.


Fuente: Heat stress and the lactating sow: a reality to be addressed! (livestock-world.com)