• Tech-Complex

Activar el cerebro para gestionar el estrés térmico


Autores: Aurélie Auvray, Guillaume Desrousseaux y Jean-François Gabarrou, Phodé, Francia

Es importante conservar el comportamiento natural del animal para mantener un rendimiento óptimo. Una solución neurosensorial que modula el mensaje de estrés directamente en el cerebro ha demostrado limitar el impacto negativo del estrés mejorando la resiliencia de los animales al enfrentarse a los desafíos ambientales.


El estrés por calor en la producción animal es un problema mundial, que se produce constantemente en los países tropicales y a menudo en los países templados durante la temporada de verano.


Este fenómeno tiene un impacto negativo en la producción animal, ya que disminuye el confort de los animales y penaliza su rendimiento.


El estrés térmico se produce cuando un animal ya no es capaz de eliminar de forma natural el exceso de calor corporal. La acumulación de calor se debe a las temperaturas externas y a un alto nivel de humedad relativa, que supera la capacidad fisiológica de termorregulación de los animales, también conocida como evapotranspiración.


Aditivos sensoriales para promover el "Better-Being" (mejor estar)


Basándose en sus 3 áreas de experiencia: la fitogénica, la galénica y los enfoques basados en el cerebro, Phodé ha desarrollado una solución neurosensorial denominada VeO.


VeO está compuesto principalmente por un extracto específico de la familia Rutacae, modula las señales de los mensajes de estrés en el sistema nervioso central. Como resultado, los animales que perciben el estrés ambiental, como el estrés por calor, son capaces de adaptarse más rápidamente a la situación. En otras palabras, durante los periodos de estrés, se observan menos cambios en su comportamiento, como la ingesta de alimento o la interacción social.


Resultados observados en los pollos de engorde


En los países tropicales, los pollos de engorde reducen de forma natural su ingesta de alimento, especialmente en condiciones de calor vespertino, con el fin de reducir la termogénesis. Como la termogénesis inducida por la dieta se produce cuatro horas después de la ingesta de alimento, algunos granjeros dejan de alimentar a las aves por la mañana para evitar la termogénesis de la tarde.

En estos patrones de alimentación, se espera que las aves compensen esta falta de consumo a primera hora de la mañana siguiente. Sin embargo, a menudo se comprueba que a medida que disminuye el consumo global de pienso, también lo hace la tasa de crecimiento. El impacto económico del estrés térmico en los pollos de engorde se estima entre 0,15 y 0,25 dólares por ave.


Figura 1 - Patrón de alimentación diaria de los pollos de engorde de 30 a 35 días de edad (%).



En una granja experimental de Filipinas (34ºC-36°C, HR >80%), se dividieron 20.000 pollos de engorde en 2 grupos (5 grupos replicados de 2.000 pollos).

Las condiciones de calor fueron especialmente intensas entre las 12:00 y las 16:00 horas (Figura 1). El grupo VeO mostró un consumo de alimento más elevado y estable, especialmente durante las horas de calor más intenso.

El índice de conversión alimenticia del grupo suplementado también tuvo un impacto positivo (-4%).

También se observó una mayor ingesta de agua durante el periodo de calor, lo que pone de manifiesto la adaptación del comportamiento de las aves.

Como se demostró anteriormente en Filipinas, la solución permitió una mejor ingesta de alimento en condiciones de calor y humedad relativa altas. Por lo tanto, la tasa de crecimiento también tiene un impacto positivo.

En 4 granjas comerciales de México, los animales del grupo VeO tuvieron una ganancia de peso diaria acumulada significativamente mayor (p<0,001) (+8,8%) en comparación con el grupo control (55,4 g de ave al día frente a 50,9 g de ave al día).


Resultados observados en cerdas lactantes


La temperatura óptima de confort para las cerdas lactantes se sitúa entre los 18ºC y los 20 °C, mientras que para los lechones recién nacidos es superior a los 30 °C. Teniendo en cuenta estas cifras, Phodé afirma que las cerdas se enfrentan a un estrés térmico durante el periodo de lactación que afectará a su capacidad de ingesta de alimento.

En efecto, se ha comprobado que con temperaturas superiores a los 25°C, la ingesta de alimento de la cerda empieza a verse muy afectada (-385 g/día/cerda en comparación con los 18°C) y este impacto sigue aumentando a partir de los 27°C (-923 g/día/cerda). El impacto económico del estrés térmico en las cerdas lactantes se estima en 120-330 dólares por año/cerda.

En varios ensayos realizados en diferentes países (Figura 2), los grupos de VeO mostraron una mayor ingesta de alimento para las cerdas lactantes de entre 170 g y 820 g adicionales al día por cerda. Los beneficios dependían de la gravedad del estrés. Centrándonos en los ensayos nº 3 y nº 4, el mayor consumo de pienso de las cerdas generó una mejor ganancia de peso de la camada desde el nacimiento hasta el destete (+3,5 kg/camada destetada y +4,3 kg/camada destetada).


Figura 2 - Consumo de alimento de las cerdas lactantes.

Resultados observados en vacas lecheras


En las vacas lecheras, la intensidad del estrés térmico puede estimarse mediante el índice de temperatura-humedad relativa (THI). El umbral de confort del THI está en 68 (T 24,5°C, HR 15% o T 22°C, HR 45%). El impacto económico del estrés por calor en las vacas lecheras se estima entre 32 y 66 dólares por vaca lechera durante un mes de ordeño. En un ensayo realizado en Portugal (THI=80), se investigó la relación entre el THI y la producción de leche utilizando dos grupos de vacas lecheras (53 multíparas con 56,5 DEL y 76 primíparas con 150,3 DEL).

Los grupos cuyas dietas fueron suplementadas con la solución VeO mostraron una mayor producción de leche: de +2,6% para las vacas multíparas (Control=40,4 litros/vaca/día vs. VeO=41,5 litros/vaca/día) y +2,3% para las primíparas (Control=30,3 litros/vaca/día vs. VeO=31,0 litros/vaca/día).

Bajo un estrés térmico moderado, VeO ayuda a mantener la producción de leche al mantener el comportamiento normal de beber y alimentarse.


Figura 3 – Evolución de la producción de leche durante el período de estrés térmico


Un modo de acción cerebral


En conclusión, Phodé no considera al animal como una asociación de sistemas o unidades fisiológicas, sino como una entidad única integrada en su entorno, formando un sistema totalmente equilibrado. La solución Phodé da al animal el poder de actuar para su mejor estar y, por tanto, para un mejor rendimiento.


Fuente: Trigger the brain to manage heat stress - All About Feed

Para saber más:

nutrinews-09-2017-PHODE-Aditivos-sensoriales-gestion-bienestar-y-rendimiento.pdf (nutricionanimal.info)

PHODE-nutriNews03-2018-Aditivos-para-control-estres.pdf (nutricionanimal.info)

PHODE-nutriNews-Junio-2018-Gestion-Estres-con-Aditivos-Sensoriales.pdf (nutricionanimal.info)

nutriNews-Junio2019-PHODE-Que-es-el-estres-en-ganaderia.pdf (nutricionanimal.info)

vs6-nutriNews-Junio2019-PHODE-Combatir-estres-termico-con-enfoque-holistico-comprimido.pdf (nutricionanimal.info)

The solution to stress in aviculture - All About Feed

Stress management to improve animal performance - All About Feed

Preserving the natural behaviour of dairy cows - All About Feed