• Tech-Complex

Suplementación de potasio en vacas de leche


El carbonato potásico, se utiliza en las dietas del ganado lechero para aumentar la producción de leche y la ingesta de materia seca, proporcionando los requisitos nutricionales necesarios de potasio sin aniones cloruros (Cl-) ni sulfatos (S-).


El potasio (K+) es especialmente importante durante la lactancia y el estrés térmico.

La Diferencia Catión-Anión en la Dieta (DCAD) tiene una gran influencia en el equilibrio electrolítico y su valor depende del estado fisiológico del ganado lechero y de la composición de la dieta.

Generalmente, la DCAD se calcula conforme a la fórmula general: (Na + K) - (Cl + S) por kg de materia seca (MS) de la dieta.


Los niveles de minerales recomendados no son constantes a lo largo de la vida productiva de los animales, por lo que es necesario conocer las necesidades y formular en función del estado fisiológico del animal (gestación, nivel de producción de leche, necesidades de mantenimiento y tasa de crecimiento).


La suplementación de potasio (K+) es crítica en el ganado lechero durante el inicio o el pico de la lactancia para el correcto equilibrio de electrolitos en la dieta. Varios estudios han demostrado que es la forma más eficiente de alcanzar un DCAD positivo, necesario para mantener una alta producción de leche y proteína láctea.


Los forrajes por sí solos no proporcionan el suplemento de potasio necesario durante la lactación y además contienen minerales en forma de aniones negativos que no ayudan a aumentar la diferencia catión-anión de la dieta. Las vacas de alta producción tienen mayores pérdidas de potasio a través de la producción de leche, especialmente durante el estrés por calor, ya que éste se pierde en grandes cantidades a través del sudor.




Por lo tanto, la variabilidad del contenido de macrominerales hace necesario la realización periódica de análisis de los forrajes.


Muchos suplementos minerales indicados durante el estrés térmico en vacas de leche también incluyen el magnesio. Sin embargo, a la hora equilibrar los cationes es importante racionar la cantidad de sodio y potasio.


La elección entre el carbonato de potasio y carbonato de sodio se basa tanto en motivos económicos como en las propiedades químicas.


El carbonato de potasio posee una mayor efectividad, el K+ es más reactivo que el Na+, posee mayor solubilidad y es necesario de cara al estrés por calor, ya que regula las secreciones de las glándulas sudoríparas, aumentando la producción de sudor (rico en K+) para mantener la temperatura corporal.

La DCAD influye en el estado ácido-base del animal, en el nivel de calcio alrededor del parto y en la utilización de los minerales



CARBONATO POTÁSICO PROTEGIDO (ENCAPSULADO) Las propiedades generales del Carbonato potásico (granulado) disponible comercialmente pueden variar dependiendo del grado y la composición.


El manejo del producto y el rendimiento pueden ser muy diferentes en función de la reactividad, la estabilidad, la corrosividad, la higroscopicidad y la vida útil.


El Carbonato potásico protegido* mediante grasa vegetal hidrogenada (84% de carbonato potásico), además de reducir la reactividad con el agua, evitando los problemas de calentamiento de la ración y la reducción de la palatabilidad, proporciona una liberación controlada de potasio (importante en períodos de estrés por calor), y reduce la capacidad de aglomeración, facilitando su manejo y vida útil, tanto en condiciones normales como de desafío.