top of page
  • Foto del escritorTech-Complex

¿Cuáles son las soluciones para hacer frente a la subida de precios de las materias primas?

Ya hemos leído mucho sobre como eventos actuales repercuten directa y económicamente en la industria de la alimentación animal.

Por un lado, con una subida directa del precio de las materias primas.


Por otro lado, los costes de transformación de estas materias primas (granulación, tratamiento térmico, etc.) también están aumentando bruscamente, principalmente por un aumento del coste energético.


Esto origina una fuerte y explosiva subida en el precio de los piensos.


El aumento del valor de productos animales como la leche, la carne y los huevos compensa en parte la subida de los piensos, pero ya estamos padeciendo una bajada en los altos precios registrados en estos productos hace unos meses.


Esto puede originar una fuerte caída de los márgenes de producción de piensos.


Para hacer frente a un aumento de los precios de las materias primas y recuperar así los márgenes, sólo hay dos estrategias posibles: bajar los costes a través del coste de los piensos, o aumentar los ingresos mediante un aumento de la productividad.


Reducir los costes de alimentación animal


Hay cuatro formas de adoptar esta estrategia y compensar los márgenes más bajos:


1. Eliminar los aditivos de los piensos


Aunque esta solución ayuda a reducir el coste nominal del pienso, también disminuye su valor.


Cuando un pienso es caro, la proporción de aditivos es baja y el impacto de su retirada es insignificante en relación con el coste global.


En cambio, su retirada supone:

  • Una pérdida de oportunidad de añadir valor al pienso.

  • Una pérdida de ingresos, ya que la retirada puede originar disminución en el rendimiento. De momento, los precios de venta de los productos acabados siguen siendo atractivos (no es el momento de reducir la producción).


2. Reformular los piensos


La reformulación también es una solución para reducir o eliminar los componentes más caros y reducir así el coste de los piensos.


La reformulación es incluso obligatoria para hacer frente a la escasez de muchas materias primas.


Reformular siempre permite proporcionar un pienso equilibrado al menor coste, pero estos cambios en la fórmula pueden repercutir negativamente en la palatabilidad del pienso y en el consumo voluntario por parte de los animales.


A los animales no les gustan las novedades en los piensos, sobre todo si recurrimos a materias primas menos "nobles".


Para contrarrestar este problema de palatabilidad, es posible utilizar aromas que atraigan al animal hacia el pienso y que estén formulados para una alta palatabilidad. Su uso garantizará así la estabilidad del perfil aromático a pesar de utilizar otras materias primas.


También es posible utilizar agentes enmascarantes que reduzcan la sensación de mal sabor y hagan aceptables las fórmulas poco apetecibles (ciertas especialidades minerales, por ejemplo).


Para compensar el problema de la calidad, es aconsejable utilizar aditivos que favorezcan una mejor digestibilidad, como una mezcla de aceites esenciales + especias.

3. Reducir los márgenes de seguridad


La tercera opción posible es reducir los márgenes de seguridad de nutrientes de la alimentación animal.


En este caso, el riesgo es reducir el rendimiento del animal. Para contrarrestar este riesgo, se necesita una solución formulada para mejorar la eficacia de la alimentación. Un producto como Oleobiotec ya ha dado buenos resultados en esta aplicación.


4. Reducir el tratamiento térmico


Cuando el tratamiento térmico no es absolutamente necesario, algunos fabricantes de piensos ofrecen prescindir de él en determinados casos.


Ya no es raro encontrar piensos no granulados, que permanecen en forma de harina.


Esta última solución reduce directamente la palatabilidad del pienso, que se vuelve menos atractivo y más difícil de consumir voluntariamente por los animales.


Este nuevo reto para los animales generará una fuerte frustración y una disminución del consumo. Para corregir esta disminución, es necesario compensar con más placer con el pienso, para hacer que el animal quiera volver a comer y vuelva a consumir fácilmente, lo que se ve favorecido con la inclusión de aromas funcionales atrayentes.


Así, existen diferentes soluciones para adoptar la estrategia de reducir los costes de alimentación animal. Pero estas soluciones tienen sus límites en el tiempo: disminución del valor del alimento, disminución de la palatabilidad y reducción del rendimiento…


En un contexto de aumento de los precios de venta de los productos ganaderos con altos precios de materias primas se puede plantear una segunda estrategia para aumentar los ingresos mediante la mejora de la eficacia de la alimentación, es decir producir más con lo mismo.


Aumentar los ingresos mejorando la eficiencia alimentaria


Aumentar la producción en número no siempre es factible rápidamente: instalaciones obsoletas, ciclos largos, o incluso despoblación del ganado reproductor por razones sanitarias. Está claro que el número de animales comercializables seguirá siendo limitado. Para producir más y responder a las necesidades de los consumidores, hay que apretar un poco más las palancas de la productividad:

  • Animales más grandes

  • Mayor producción de carne, leche o huevos por animal


Cómo aumentar la eficiencia alimentaria


Para ello se han desarrollado promotores del crecimiento de origen vegetal como Oleobiotec. Una solución a base de aceites esenciales y especias para ayudar a los ganaderos y fabricantes de piensos a superar el reto de mejorar aún más la eficiencia de los piensos.


Lo que es importante tener en cuenta es que:

  • El mejor momento para accionar las palancas de la productividad para sacar el máximo partido de las inversiones en piensos es con precios competitivos de los productos de origen animal.

  • La capacidad de adaptación del animal sigue siendo la clave para conseguir estos aumentos de productividad.

  • Las mejores soluciones son aquellas que tengan una acción directa en los animales, aditivos sensoriales a los que éstos sean sensibles.

En resumen, el aumento de las materias primas ha puesto patas arriba la industria de la alimentación animal, pero como hemos visto, existen muchas soluciones.


Si la mejora de la eficacia de la alimentación parece más evidente que la reducción de los costes de los piensos, todo el mundo puede encontrar una solución y adaptarse.


Fuentes:

Comments


bottom of page