• Tech-Complex

Una ración sostenible está a sólo unos gramos de distancia




Para ser más sostenibles y ahorrar en costes de alimentación, una estrategia es la disminución del contenido de proteína dietética en la ración de las vacas.

Pero, ¿Cómo hacerlo de forma eficaz? Se ha demostrado que la suplementación con aceites esenciales es una excelente herramienta para reducir la excreción de nitrógeno y potenciar los parámetros de producción.


El sector lácteo está firmemente comprometido con la producción de productos lácteos sanos y seguros. Al mismo tiempo, los ganaderos son conscientes de que hay que seguir reduciendo el metano (un potente gas de efecto invernadero) y el nitrógeno (N, que se deposita en forma de amoníaco en el medio ambiente), liberados durante la producción de leche. No sólo para que su explotación tenga futuro y sea más sostenible, sino también para que su negocio sea aceptado socialmente y por los consumidores. Ya se han hecho grandes esfuerzos.


La situación del sector lácteo en los Países Bajos


Sin embargo, el sector lácteo a menudo es empujado en la discusión de la sostenibilidad, como ha ocurrido en los Países Bajos entre 2019-2020. En este país se han paralizado miles de proyectos de construcción desde que el alto tribunal dictaminó que no se está haciendo lo suficiente para combatir la contaminación por nitrógeno, especialmente en forma de óxido nitroso y amoníaco. Las vacas lecheras se vieron de repente en el centro de este asunto del nitrógeno, cuando el gobierno holandés tuvo la luminosa idea de reducir los niveles de proteína en las raciones de las vacas durante un periodo de 4 meses como una forma de reducir la deposición de amoníaco en el ambiente. Los ganaderos se pusieron furiosos y comenzaron a organizar protestas en todo el país. Los veterinarios se pusieron en pie y señalaron que cambiar las dietas durante sólo unos meses es estresante tanto para los ganaderos como para los animales y es simplemente irresponsable. Poco después, el ministro de agricultura holandés abandonó la impopular y obligatoria "norma de reducción de proteínas en los piensos" y trató de encontrar soluciones en otros ámbitos, como la promoción de vehículos y maquinaria "más limpios".


Las proteínas: por qué las vacas las necesitan


El ejemplo de los Países Bajos no sólo muestra el debate en torno al medio ambiente y la contribución de la producción ganadera, sino que también demuestra claramente que no se pueden cambiar los niveles de proteína tan fácilmente. Esto se debe a que los aminoácidos, los componentes básicos de la proteína, son necesarios para que la vaca lechera realice muchas funciones metabólicas importantes, como el crecimiento, la lactancia y la reproducción. La proteína es también una herramienta para que el ganadero y el nutricionista optimicen las raciones para las diferentes etapas de producción. Por ejemplo, las vacas al final de la gestación necesitan más proteínas para evitar problemas de salud en torno al parto y durante la fase de arranque. Los animales en crecimiento necesitan más proteínas para el crecimiento muscular. Al mismo tiempo, la idea holandesa de reducir los niveles de proteína no surgió de la nada. Sabemos que la reducción de los niveles de proteína en la dieta tiene una serie de beneficios medioambientales. Una menor cantidad de proteínas significa una reducción de los aportes de nitrógeno, una mayor eficiencia en la utilización del nitrógeno y una reducción de las pérdidas de nitrógeno en heces y orina. Además, la reducción de los suplementos de proteína en la dieta de las vacas reduce los costes de alimentación (proteína) y puede aumentar la rentabilidad de la explotación. Así pues, reducir los niveles de proteína en la dieta puede ser interesante y beneficioso por diversas razones. La clave es hacerlo correctamente y no sólo como una solución temporal, como se sugiere en el antiguo "plan de reducción del amoníaco" holandés.


Optimizar de forma natural la función del rumen


Una forma eficaz de reducir los niveles de proteína en la dieta es potenciar la producción de proteína microbiana del rumen. La proteína microbiana del rumen contribuye a un 50-75% del suministro total de proteínas de la vaca y se considera la proteína de mayor calidad disponible para la vaca debido a su perfil de aminoácidos. El resto de la proteína proviene de la proteína de la dieta y de la proteína endógena, procedente de la renovación celular en el tracto digestivo. Optimizar el entorno del rumen para que los microbios del rumen prosperen es, por tanto, la forma más barata y eficaz de potenciar la síntesis proteica microbiana y aumentar la cantidad de proteína metabolizable disponible en el intestino delgado.


Phodé, productor de aditivos sensoriales y funcionales para animales, ha desarrollado una mezcla específica de aceites esenciales y especias para optimizar la utilización de las proteínas en las vacas lecheras. Esta solución innovadora (Oleobiotec Ruminant, en lo sucesivo denominada aceites esenciales (AE) ) modula la actividad de la microbiota ruminal y mejora la utilización y la síntesis de las proteínas (alimentarias). Una mayor utilización de la proteína es mejor para la vaca y el medio ambiente, porque significa que más proteína microbiana llega al duodeno para ser utilizada en la producción de leche y se desperdicia menos cantidad de proteína.


Menos amoníaco, más proteínas y leche


Sólo se necesitan unos pocos gramos de AEs para observar una serie de efectos positivos en las vacas lecheras. Los estudios demostraron que la adición de AEs a la dieta de las vacas lecheras reduce la cantidad de amoníaco en un 16% (de 177,7 ppm a 148,5 ppm). Otros ensayos demostraron que los AEs son capaces de aumentar la síntesis de proteína bacteriana (g N/kg OM) en un 25% y, por tanto, el flujo de proteína (N) microbiana duodenal (g/día) en un 19% (Tabla 1).

Tabla 1 – El uso de Oleobiotec Ruminant incrementa la proteína metabolizable disponible en el duodeno.

*MO: materia orgánica dietética fermentada en el rumen ᵃ˒ᵇ significativamente diferente al control (P < 0.05)


En un ensayo más reciente, realizado en los EE.UU., se examinó la eficacia de los AEs en dietas bajas en proteína (baja inclusión de harina de soja (SBM) para reducir la excreción de nitrógeno en la orina y heces. Los AEs se añadieron (2 gramos por vaca y día) a un tercio de la ración baja en proteína y se comparó con una dieta de control con mayor nivel de proteína bruta (mayor inclusión de SBM). Los resultados sobre la excreción de nitrógeno, la eficiencia alimentaria y la producción de leche son favorables a los AEs (Tabla 2).

Tabla 2 – El uso de Oleobiotec Ruminant reduce la excreción de N e incrementa la Energía corregida en leche.


Un par de gramos de aceites esenciales


En muchas explotaciones existe la posibilidad de reducir la proteína bruta de la dieta con un riesgo mínimo de disminuir la producción de leche. Con un rumen sano y una producción de proteína microbiana activa, se puede realizar una reducción de la proteína dietética con 1-2 puntos. Esto no sólo es una opción económicamente atractiva, sino que también reduce la excreción de nitrógeno y los problemas medioambientales asociados. Como se ha demostrado en diferentes ensayos, la adición de unos pocos gramos de una potente mezcla de aceites esenciales y especias en la dieta de la vaca es capaz de hacer esto con eficacia. Un par de gramos pueden marcar la diferencia.


Fuente: A sustainable dairy diet is only a few grams away - All About Feed