• Tech-Complex

EL CORTE DE COLA EN PRODUCCIÓN PORCINA

La razón por la que el corte de colas sigue siendo una rutina en muchas explotaciones porcinas es el consenso de que sigue siendo la solución más eficaz para prevenir la mordedura de colas, pero la caudofagia es el resultado de un problema complejo y multifactorial.

Corte rutinario de colas: prohibido desde 1994


Ya en 1994 se aprobó una legislación que prohibía el corte rutinario de la cola de los lechones en Europa. Desde entonces, la legislación se ha modificado en varias ocasiones y se ha actualizado sustancialmente mediante la Directiva 120/2008/CE ("la Directiva sobre cerdos"), que especifica las medidas que deben adoptarse antes de que un ganadero pueda recurrir al corte de colas, como la densidad de población y el suministro de materiales de enriquecimiento específicos. Pero a pesar de esta normativa, el "corte de colas" sigue siendo una práctica habitual en muchas explotaciones porcinas de Europa. Sin embargo, hay algunas excepciones. En Finlandia y Suecia, debido a una normativa nacional más estricta que la de la UE, ya no se permite el corte de colas. En Noruega y Suiza, menos del 5% de los cerdos son amputados.


Mordedura de la cola: un coste económico y de bienestar


Para mejorar la aceptación social de la producción porcina y seguir mejorando la salud de los animales, el bienestar y el trabajo para los ganaderos, deberíamos dejar de amputarles la cola. La razón principal por la que el corte de colas sigue siendo una rutina en muchas explotaciones porcinas es el consenso de que sigue siendo la solución más eficaz para prevenir la caudofagia. La mordedura de cola no sólo es perjudicial para el bienestar de los animales, sino que también tiene un coste económico. La caudofagia puede clasificarse en dos grupos: la fase previa a la lesión, antes de que se produzca cualquier herida en la cola, y la fase de lesión, en la que la cola está herida y sangra. Las infecciones y lesiones pueden provocar el decomiso de la canal en el momento del sacrificio o incluso la mortalidad en los casos más graves. Una investigación realizada en el Reino Unido demostró que la mordedura de cola puede provocar una pérdida de beneficios del 43% por cerdo, como resultado de las pérdidas atribuibles a los decomisos de las canales y a los recortes.


Los principales factores de riesgo del comportamiento de mordedura de cola


Morder la cola es un problema complejo y multifactorial. Se desconoce la etiología exacta del comportamiento de mordedura de cola, y se han identificado muchos otros factores de riesgo además de los relacionados con el alojamiento.


Los principales factores de riesgo de la mordedura de cola son:

  • Falta de material de enriquecimiento y suelos estériles.

  • Mala ventilación, fluctuaciones de temperatura, alto nivel de amoníaco.

  • Alta densidad de población y rebaño grande.

  • Malestar gastrointestinal.

  • Mal estado de salud.

  • Dieta subóptima o desequilibrada.

  • Factores individuales (edad, genética).

Material de enriquecimiento y sus costes


El suministro de material de enriquecimiento en forma de paja, cadenas o juguetes es una de las herramientas ambientales más prácticas y poderosas para prevenir o minimizar la mordedura de cola.

Desde 2003, la provisión de un enriquecimiento ambiental apropiado para los cerdos de todas las edades es obligatoria en toda la Unión Europea. Un informe de la Comisión Europea mostró que el material de enriquecimiento representa sólo el 0,25% de los costes en las explotaciones de engorde en Suecia y el 2,8-4% en las unidades de cría. En Suiza, el gasto en rollos de paja de trigo comprimida era de unos 0,90 euros por cerdo de engorde. Finlandia y Suecia dejaron de realizar el corte rutinario de colas por completo y tienen un coste medio de producción de 1,66 euros y 1,63 euros por kilo de peso en caliente de la canal, que ni siquiera son los más altos de la UE.


Efecto de un mayor espacio por cerdo


También el espacio por cerdo (densidad de población) tiene un efecto sobre la agresividad y las mordeduras de cola. Una investigación alemana demostró que la incidencia de las lesiones en la cola era mayor en los cerdos con la cola larga criados en un sistema convencional, en el que los cerdos eran reagrupados y transferidos a corrales de acabado convencionales a las diez semanas de edad, en comparación con los cerdos de cola larga procedentes de un sistema de destete a acabado, en el que los cerdos permanecían en sus corrales hasta el sacrificio con una mayor asignación de espacio durante la cría. Otras investigaciones confirmaron que la reducción de la densidad de población modificó el comportamiento de los cerdos y redujo los niveles de corticoides fecales, lo que pone de manifiesto una mejora de las condiciones de bienestar.


Aunque tanto el material de enriquecimiento como la densidad de población son estrategias importantes, no pueden erradicar por sí mismos el comportamiento de morderse la cola.

La variabilidad de las respuestas a las distintas soluciones que se suelen proponer pone de manifiesto la dimensión individual de este comportamiento desviado. Por lo tanto, también se cuestiona la capacidad de los individuos para adaptarse a las condiciones de cría propuestas, y no sólo estas condiciones.


La gestión del estrés es clave


Previamente sobre el corte de colas abordamos los factores de riesgo que aumentan la mordedura de colas, como la mala ventilación, el aburrimiento, la mala salud, la alta densidad de población y otros.

Los factores de riesgo son una combinación de factores de riesgo basados en el entorno (gestión) y factores relacionados con los animales. El denominador común y la solución de todos estos factores de riesgo es la reducción del estrés.

Gestión del estrés: la clave para acabar con el corte de colas


Morder la cola es un problema complejo y multifactorial. El estrés lo experimentan tanto los cerdos mordidos (las víctimas) como los mordedores, como indican los cambios tanto de comportamiento como fisiológicos en el cuerpo del animal. Entonces, las mordeduras se extienden por la granja como una enfermedad contagiosa. Este comportamiento desviado es una patología del comportamiento debida al estrés. Los "grandes mordedores" son los primeros animales que sucumben a esta patología. Este comportamiento agresivo con sus congéneres les lleva a un nivel de estrés que les hace enfermar a su vez.


Tal como lo presenta Selye, el estrés es una respuesta a factores externos. Pensemos en el reagrupamiento, el destete y el traslado de los animales. El estrés también puede ser inducido por el aumento de la competencia por el alimento y el agua cuando los corrales están sobrepoblados. Todo este estrés desestabiliza el confort del animal. Como consecuencia, el animal adaptará su comportamiento (agresividad, signo de incomodidad) en un intento de encontrar de nuevo su zona de confort. La mayoría de las veces, los factores de estrés cesan y los animales vuelven a su comportamiento normal. Sin embargo, los estresores también pueden continuar y los animales entran en una fase en la que ya no son capaces de manejar el estrés. Como consecuencia, se desarrolla un comportamiento distorsionado que puede dar lugar a enfermedades, comportamientos anormales como morderse la cola u otros problemas. Por lo tanto, siempre hay que prevenir el estrés.


Cría selectiva y socialización de los lechones


No todos los cerdos son igual de sensibles a los factores de estrés y empiezan a morder a sus compañeros de corral. Las investigaciones han demostrado que los cerdos Duroc son más activos e investigadores que los cerdos Landrace y Large White, y que muerden más a sus compañeros de corral. Otros grupos de investigación descubrieron que la mordedura de cola es heredable en los cerdos Landrace, pero no en los Large White. También descubrieron que, en la población Landrace, la mordedura de cola estaba desfavorablemente correlacionada genéticamente con la delgadez y el grosor de la grasa dorsal a los 90 kg. Los investigadores mencionan la posibilidad de desarrollar un índice de selección para reducir la predisposición a mostrar un comportamiento de mordedura de cola mediante la cría selectiva.


También se sugiere que el manejo antes del destete puede ayudar a reducir el estrés. Las investigaciones han demostrado que la cría cruzada y la socialización en las primeras etapas de la vida reducen la aparición posterior de mordeduras agresivas. Por ello, los investigadores afirman que debe fomentarse la posibilidad de que los lechones de diferentes camadas interactúen a partir de la segunda semana de edad. El uso de olores familiares también puede reducir el estrés cuando los cerdos se trasladan de una fase de producción a otra.


Hacia una exitosa prohibición del corte de colas


Suecia y Finlandia han conseguido criar cerdos sin cortarles la cola. Estos países se centran mucho en el uso de materiales de enriquecimiento (a menudo paja), en la reducción de la carga ganadera y en la aplicación de normas estrictas en relación con el confort térmico y la calidad del aire, el estado de salud, la competencia por la comida y el espacio, y la dieta. Para poder acabar con el corte rutinario de colas en más países se necesitan estrategias gubernamentales por país y una evaluación de las condiciones actuales de cría comercial. Y esto puede tener un precio. El gobierno, el agricultor y el consumidor son responsables de acabar con el corte de cola rutinario. Tres Estados miembros de la UE -Austria, Dinamarca y Eslovenia- tienen una legislación específica que limita aún más esta práctica. Los Países Bajos se han pronunciado y han dicho que quieren acabar con esta práctica para 2030. Otros países europeos no han mencionado un plazo (todavía).


Fuentes:


Tail docking: A practice from the past, at last?- Planète Élevage (livestock-world.com)


Tail docking : Stress management is key - Planète Élevage (livestock-world.com)


Effects of stocking density and environmental enrichment on behavior and fecal corticosteroid levels of pigs under commercial farm conditions. Paolo Cornale, Elisabetta Macchi, Silvia Miretti, Manuela Renna, Carola Lussiana, Giovanni Perona, Antonio Mimosi. Journal of Veterinary Behavior, Volume 10, Issue 6, 2015, Pages 569-576, ISSN 1558-7878.


https://doi.org/10.1016/j.jveb.2015.05.002. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1558787815000611


Tail biting in pigs fs8-en.pdf (fawec.org)


SELYE H. Stress and the general adaptation syndrome. Br Med J. 1950;1(4667):1383-1392. doi:10.1136/bmj.1.4667.1383


Prunier A, Averos X, Dimitrov I, et al. Review: Early life predisposing factors for biting in pigs. Animal. 2020;14(3):570-587. doi:10.1017/S1751731119001940


Breuer, K. & Sutcliffe, M.E.M. & Mercer, J.T. & Watson, Kellie & O'Connell, Niamh & Sneddon, Ian & Edwards, Sandra. (2005). Heritability of clinical tail-biting and its relation to performance traits. Livestock Production Science. 93. 87-94. 10.1016/j.livprodsci.2004.11.009.


K Breuer, M.E.M Sutcliffe, J.T Mercer, K.A Rance, V.E Beattie, I.A Sneddon, S.A Edwards, The effect of breed on the development of adverse social behaviours in pigs, Applied Animal Behaviour Science, Volume 84, Issue 1, 2003, Pages 59-74, ISSN 0168-1591, https://doi.org/10.1016/S0168-1591(03)00147-3 .


De Briyne, N., Berg, C., Blaha, T. et al. ‘Phasing out pig tail docking in the EU - present state, challenges and possibilities’. Porc Health Manag 4, 27 (2018). https://doi.org/10.1186/s40813-018-0103-8